Cardiopatía Isquémica

¿Qué es?

Es una enfermedad que aparece cuando hay una disminución del aporte de oxígeno al músculo cardíaco. 

 

¿Por qué se produce?

La disminución del aporte de oxígeno es causada por una estrechez o estenosis de las arterias coronarias, que son las que llevan la sangre al corazón. La principal causa de la estenosis de las arterias coronarias es lo que se conoce como arteriosclerosis. La arteriosclerosis es un proceso muy lento, en que se va depositando grasas, entre otras sustancias, en el interior de las arterias.

La edad, el colesterol, la hipertensión arterial, la diabetes o el tabaquismo son causas de arteriosclerosis avanzada.

Existen otras causas que pueden provocar disminución del aporte de oxígeno al corazón, como una obstrucción brusca de una arteria por un trombo o coágulo. 

 

¿Qué síntomas provoca?

El síntoma principal de la cardiopatía isquémica es el dolor del pecho, lo que conocemos con angina.

Si la estrechez o la estenosis de la arteria se produce de forma brusca o súbita, causa un infarto de miocardio, con consecuencias fatales en muchas ocasiones.

Si la estrechez es progresiva a lo largo del tiempo, se produce lo que se llama angina de pecho, con dolor en el pecho con esfuerzos progresivamente menores.

¿Cómo se diagnostica?

La sospecha clínica es fundamental cuando el paciente nos refiere dolor. Es de vital importancia realizar un electrocardiograma, que nos puede revelar si el corazón está sufriendo un infarto agudo.

Se suele completar el estudio con otras pruebas como el ecocardiograma o la prueba de esfuerzo, haciendo una coronariografía o cateterismo de las arterias del corazón, si se estima oportuno. 

 

¿Cómo se trata?

 

El ácido acetilsalicílico (existen muchos preparados, el más conocido Aspirina (R) ) , que es un antiagregante, es la piedra angular en el tratamiento de la cardiopatía isquémica. En ocasiones se precisa tratamiento con dos antiagregantes durante un tiempo, principalmente después de un infarto o cuando se ha sometido el paciente a una angioplastia con implante de stent. Existen otros tratamientos fundamentales en esta enfermedad, como las estatinas para controlar el colesterol, las medicaciones para controlar la tensión arterial o la frecuencia cardíaca. 

Independientemente del tratamiento médico, es fundamental el cambio en los hábitos de vida. Caminar diariamente, abandonar el tabaco o disminuir el consumo de sal, entre otros, son medidas imprescindibles para disminuir el proceso de arteriosclerosis.

Rúa de Rosalía de Castro, 41 A, 36201 Vigo, Pontevedra, España

+34 986 22 59 43

  • Facebook